Madrid – Las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP25) se cerrarán hoy más tarde en Madrid, después de dos semanas de conversaciones en las que los países, en particular los grandes emisores, no lograron establecer el camino para alcanzar 1.5°C, evitar la catástrofe climática y proteger la salud humana.

El resultado mediocre de la COP25 contrasta con el reconocimiento por parte de las principales organizaciones médicas y de salud, incluida la Organización Mundial de la Salud, de que la crisis climática representa una emergencia de salud y está en desacuerdo con las demandas de millones de personas en todo el mundo que han estado saliendo a las calles para exigir la acción climática. (1)

Al comentar sobre los resultados de la COP25, Jeni Miller, Directora Ejecutiva de la Alianza Global para el Clima y la Salud (GCHA, por sus siglas en inglés) señaló: “El fracaso colectivo de los líderes mundiales para actuar no sólo es imperdonable, sino que asciende a una falla de gobierno y de liderazgo de proporciones históricas. En un momento en que las principales organizaciones de salud han reconocido la crisis climática como una emergencia de salud y las personas en todo el mundo están experimentando los impactos del cambio climático en su salud, sustento y vivienda, los líderes del gobierno todavía discuten sobre los plazos, evadiendo el tema de las normas y apuntándose unos a otros con el dedo.

La culpa es compartida entre muchos países, pero la medida de Estados Unidos para iniciar su retiro del Acuerdo de París merece una censura particular. Estados Unidos lleva una gran responsabilidad histórica por el cambio climático y actualmente ocupa el segundo lugar en emisiones anuales de gases de efecto invernadero. Otros países con altas emisiones no han logrado dar un paso adelante para llenar el vacío de liderazgo. Algunos, como Japón, Arabia Saudita, Australia y Brasil, han congelado sus avances en temas claves o incluso están bloqueando el progreso. Por otro lado, usando la excusa de que los países de altos ingresos no están actuando, países como China e India justifican su falta de progreso. Así no se constituye liderazgo climático sino su abdicación.

Un posible punto positivo es la propuesta del Acuerdo Verde Europeo, que a su vez puede permitir a la UE presionar a otros para que aumenten sus compromisos para la COP26, si las promesas de esta semana se convierten en una legislación climática tangible en los próximos meses. La medida de Polonia de eximirse de parte de los compromisos no es el comienzo más auspicioso, aunque el Acuerdo Verde puede proceder a pesar de esto.

Muchas ciudades de todo el mundo, muchas empresas y sistemas hospitalarios, innovadores e individuos, están haciendo su parte para hacer los cambios necesarios para ponernos en marcha. Pero sólo el liderazgo internacional y los acuerdos entre los principales gobiernos nacionales pueden dar las señales para políticas, acuerdos comerciales y la financiación internacional para generar la acción climática sostenida, coherente y ambiciosa necesaria para evitar impactos catastróficos en la salud y el bienestar de las personas en todas las naciones.

 “Los grupos de salud demandan acción. Hay una ola creciente de médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud que reconocen que proteger la salud de nuestros pacientes y nuestras comunidades ahora requiere que empujemos a los gobiernos a implementar la acción climática necesaria. Nuestras filas solo crecerán y nuestras demandas se fortalecerán, hasta que los líderes nacionales nos encaminen hacia un clima estable y saludable. La salud de cada niño vivo hoy estará definida por las elecciones que estamos haciendo ahora”, declaró Jeni Miller.

Las próximas negociaciones internacionales sobre el clima, COP26, se celebrarán en Glasgow, Reino Unido, del 9 al 19 de noviembre de 2020.

Nota para los editores:

(1) Este año, 45 millones de personas en África se han desnutrido debido a la sequía exacerbada por el cambio climático. Decenas de millones de personas fueron desplazadas por tormentas extremas e inundaciones. Los incendios forestales y las olas de calor están afectando a países de todo el mundo, y las enfermedades infecciosas están reclamando un nuevo terreno.

Para información:

Luisa Colasimone, Communicaciones GCHA, press@climateandhealthalliance.org, +351910678050 (GMT + 0)

Jeni Miller, Directora Ejecutiva de GCHA, jeni.miller@climateandhealthalliance.org, +1 510409 2456 (PST = GMT-8)

Pin It on Pinterest