Health NDCs Scorecard

Global, 8 de julio de 2021: – A pesar de estar lidiando con la pandemia por más de un año, además de olas de calor, incendios forestales y otros impactos climáticos, los gobiernos aún no están haciendo lo suficiente para priorizar la salud frente a un clima más cálido o para incorporar la salud en sus compromisos climáticos, de acuerdo con la Puntuación de las NDC saludables, publicada hoy por la Global Climate and Health AllianceGlobal [1].

La “Puntuación de NDC saludable”, que clasifica el progreso de los países hacia la inclusión de la salud en los compromisos climáticos nacionales (Contribuciones determinadas a nivel nacional – NDC), camino a la COP 26, encuentra una amplia gama de puntajes logrados por países de ingresos bajos y medianos ( PIBM) y países de ingresos altos (PIA) [2]. Costa Rica anotó 13 de los 15 puntos posibles, seguida de Laos y Senegal (12 puntos) y Argentina, Líbano, Papúa Nueva Guinea y Ruanda (11 puntos).

Descargar todas las tarjetas aquí

“Dado que los países que representan alrededor del 50% de las emisiones globales aún no han actualizado públicamente sus compromisos climáticos nacionales antes de la COP26, existe una gran oportunidad para que los gobiernos establezcan ambiciosos objetivos de reducción de emisiones, cosechen los beneficios para la salud de una acción climática bien considerada y para impulsar sus economías », dijo Jeni Miller, directora ejecutiva de la Alianza Global por el Clima y la Salud [3]. “Dado que las olas de calor y los incendios forestales ya tienen graves impactos en la salud, cualquier alternativa es arriesgarse a poner en peligro tanto a las personas como al planeta del que todos dependemos”, agregó.

Costa Rica Healthy NDC Scorecard

Argentina Healthy NDC Scorecard

Descargar todas las tarjetas aquí

Varios países de altos ingresos como Australia, Nueva Zelanda, Islandia y Noruega obtuvieron cero puntos, mientras que la UE, que representa a 27 estados miembros, registró solo un punto. Las noticias fueron algo mejores para Estados Unidos, que obtuvo seis puntos, mientras que el Reino Unido logró siete de los quince posibles. Las noticias para Estados Unidos fueron algo mejores, ya que obtuvo seis puntos, mientras que el Reino Unido logró siete de los quince posibles.

Australia Healthy NDC Scorecard

EU Healthy NDC Scorecard

UK Healthy NDC Scorecard

US Healthy NDC Scorecard

Descargar todas las tarjetas aquí

Donde hay datos disponibles, la puntuación también destaca si el compromiso de reducción de emisiones de los países está en camino de cumplir el objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura global a muy por debajo de 2°C, e idealmente a 1.5°C.

Algunos países, si bien obtienen una puntuación alta para la inclusión de la salud en sus NDC, carecen de ambición climática en general. Argentina, por ejemplo, ha alineado sus planes con 3°C de calentamiento, lo que tendría graves implicaciones para la salud humana. De las NDC incluidas en esta ronda de puntuaciones, sólo tres países (Costa Rica, Kenia y Nepal) están alineados con 2°C, y ninguno se alineó con 1.5°C [4].

«Hacer compromisos climáticos que limiten la tierra a 1.5°C de calentamiento, en línea con el Acuerdo de París, es crucial para la protección de la salud», dijo Miller. “Aunque algunos países han incorporado la salud en sus compromisos climáticos, estableciendo vínculos claros entre el clima y la salud, muchos no alcanzan su parte justa de reducción de emisiones. En general, la ambición climática internacional sigue estando muy por debajo de lo que se necesita para proteger la salud”.

“Hacer declaraciones sobre la salud tiene poco efecto a menos que también se realicen esfuerzos concertados para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que este será el factor más importante en la definición de la salud de las generaciones futuras. No hacerlo será catastrófico para la salud humana”, concluyó Miller.

Si bien muchas de las 40 NDC analizadas para la puntuación, que representan a 66 países (incluida la UE 27) han incluido la salud en sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC), pocas brindan detalles más que superficiales sobre cómo protegerán la salud de sus ciudadanos de los impactos. del cambio climático, mientras que aún menos consideran cómo se podría financiar o cuáles serían los costos de no actuar.

“Los gobiernos que han omitido la salud de sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) o cuyos objetivos de emisiones son inadecuados deben actuar para poner la protección de la salud de sus ciudadanos al frente y al centro de sus políticas climáticas nacionales, o se arriesgan a desastres”, dijo Jess Beagley, Analista de Políticas de la Global Climate and Health Alliance. “Los países que aún no han presentado sus NDC deben incluir planes sustantivos para hacer frente a los impactos del cambio climático en la salud, y eso incluye cómo se financiarán estas medidas. Es necesario invertir tiempo, recursos y dinero en efectivo ahora en salud, para protegerse contra los impactos graves en la salud debido al daño ambiental ”, agregó.

“Lo que muestran las tarjetas de puntuación NDC Saludable es que, en general, los países están lejos de donde deben estar en términos de incorporar la salud en la política climática”, continuó Beagley. “Sin embargo, los países con la puntuación más alta ofrecen ejemplos listos de que esto se puede hacer, y deberían inspirar al resto a hacer lo mismo, para que puedan cosechar los beneficios para la salud de su población».

Resultados clave:

  • De los 66 países, incluida la UE 27, incluidos en las tarjetas de puntuación, todos menos cinco incluyeron la salud en sus compromisos climáticos nacionales antes de la COP26.
  • Algunos de los países con mayor puntuación fueron países de ingresos bajos y medianos como Costa Rica (13/15), que recibió la máxima puntuación en todas las categorías excepto en finanzas y economía. La ambición climática de Costa Rica también está en línea con el Acuerdo de París. Otros países con puntajes altos fueron una combinación de países de ingresos bajos y medianos, como Senegal, Laos, Ruanda, Papua Nueva Guinea, Líbano y Argentina. Esto podría deberse a los impactos en la salud del cambio climático que ya se están produciendo en estos países.
  • Sin embargo, las puntuaciones relativamente altas para la inclusión de la salud a menudo no se corresponden con niveles de ambición suficientes para cumplir con el Acuerdo de París, lo que representa una amenaza catastrófica para la salud. p.ej. Emiratos Árabes Unidos, Vietnam, México, Argentina, Chile. A menos que las emisiones se reduzcan drásticamente, el nivel de calentamiento a finales de siglo será catastrófico para la salud humana.
  • Algunos países (incluidos algunos típicamente considerados progresistas en otros temas) no solo no prestaron atención a la salud, sino que demostraron niveles insuficientes de ambición climática general, como Australia, Nueva Zelanda, Brasil, Noruega.
  • Los países de ingresos altos generalmente obtuvieron puntajes más bajos, y Australia, Nueva Zelanda, Islandia y Noruega recibieron cero puntos. La NDC de la UE, que cubre todos sus 27 estados miembros, logró solo un punto de los 15 posibles, para el reconocimiento de los beneficios colaterales para la salud. Tenga en cuenta que los PIA a menudo tienen estrategias separadas con un fuerte enfoque en las medidas de adaptación para la salud (como la COP26 en el Reino Unido, que obtuvo una puntuación de 7/15). Sin embargo para este trabajo, sólo se analizaron las propias NDC, y no otras políticas relacionadas.
  • El Reino Unido y los EE. UU. Obtuvieron la máxima puntuación por la consideración de los beneficios colaterales para la salud, mientras que el Reino Unido también proporcionó detalles sobre las políticas que ya existían para apoyar estos objetivos.
  • Los gobiernos deben considerar los requisitos presupuestarios y los posibles ahorros en el cumplimiento de los compromisos de salud. Muchos países, incluidos Australia, Brasil, Nueva Zelanda, Noruega, Suiza, Tailandia, Reino Unido, Emiratos Árabes Unidos y la UE 27, no recibieron ningún punto por reconocer los costos de los impactos en la salud, refiriéndose a los ahorros de los beneficios colaterales para la salud, o asignando presupuesto para adaptar sus sistemas de salud. Las aspiraciones relacionadas con la adaptación de la salud están muy bien, pero siguen siendo aspiracionales sin presupuesto para apoyar las acciones. Vale la pena invertir en la salud: al final, no puede haber economía sin salud.
  • El financiamiento internacional de los países más ricos e industrializados también es necesario para apoyar a los países más vulnerables a los impactos del cambio climático en la salud, y que reconocen los impactos del cambio climático en la salud en sus NDC, para que puedan ejecutar sus planes ambiciosos y enfocados en la salud. Los países de ingresos bajos y medianos bajos Laos, Ruanda, Papua Nueva Guinea y Senegal presentaron consideraciones y acciones de salud en todas sus NDC, pero requerirán financiamiento internacional, como el prometido de fuentes como el Fondo Verde para el Clima, para cumplir plenamente con esos compromisos.

 

Declaraciones:

“Costa Rica reconoce que el cambio climático afectará la salud de las personas y que debemos tomar medidas urgentes. Afortunadamente, tenemos las herramientas para abordar este problema. Las inversiones necesarias para abordar el cambio climático mejorarán la calidad del aire, aliviarán la presión de nuestros sistemas de atención médica y mejorarán nuestro bienestar. El reconocimiento de las políticas climáticas de Costa Rica en este ranking muestra una vez más que el país es líder mundial en la lucha contra el cambio climático y que estas acciones están al alcance de países de todos los tamaños”, dijo Andrea Meza, Ministra de Ambiente y Energía de Costa Rica. Rica. Contacto de prensa: comunicacion@minae.go.cr 

“Esta tarjeta de puntuación muestra que Australia está nuevamente al final del grupo cuando se trata de tomar en serio los efectos del cambio climático en la salud. En mayo, más de 60 grupos de salud, incluidos AMA y Hesta Super, pidieron al primer ministro Scott Morrison que priorizara la salud en el compromiso de NDC de Australia: este análisis de Global Climate and Health Alliance confirma que nuestro compromiso actual no es adecuado para mantenernos a salvo y saludables”, dijo Fiona Armstrong, directora ejecutiva de Climate and Health Alliance. «El Primer Ministro debe actuar para reducir las emisiones y priorizar la salud en nuestros compromisos climáticos internacionales antes de la COP26 para proteger nuestra salud». Contacto de prensa: remy.shergill@caha.org.au

«Chile debe presentar Contribuciones Nacionales Determinadas ambiciosas que permitan estar por debajo de los 1,5°C, debido a que un incremento superior a ello implica consecuencias de descontrol del clima, lo que tendría efectos en salud impredecibles en su magnitud e impacto. Al mismo tiempo estas NDCdeben incorporar políticas que tengan cobeneficios en salud, dado que la acción climática salva vidas y porque de esa forma se lograrán impactos aún más robustos y sinérgicos, amplificando la acción climática. Tal es el caso de promover medidas de descontaminación atmosférica que impacten a su vez en reducciones de gases de efecto invernadero, como el fomento del transporte público e integrado en base a energías limpias y que sumen en ellas medios a energía humana. Lo mismo en relación a promover dietas basadas en vegetales o reducidas en carne, de modo de proteger los suelos agrícolas, evitar la deforestación y contribuir a reducir las enfermedades cardiovasculares asociadas a dietas ricas en colesterol.», dijo el Dr. Mauricio Ilabaca, presdente, Departamento de Medio Ambiente de Colegio Médico de Chile.

“La calificación cero de Nueva Zelanda es a la vez condenatoria y alarmante. Dentro de eso está la invisibilidad inconcebible de la salud humana para acelerar y financiar acciones climáticas rápidas. Esto no refleja quiénes somos como nación y debe cambiar «, dijo el Dr. Dermot Coffey, Co-fundador de OraTaiao: Consejo de Salud y Clima de Nueva Zelanda. co-convenor@orataiao.org.nz

«Las soluciones climáticas están repletas de beneficios para la salud, desde acciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que también mejoran la calidad del aire, hasta la adopción de diseños urbanos que promueven el estado físico a través de viajes seguros en bicicleta y peatones», según Jonathan Patz, profesor y director de la Universidad de Wisconsin-Madison, Instituto de Salud Global. «La protección de los sumideros de carbono naturales, como las selvas tropicales y los grandes ecosistemas, también puede prevenir la aparición de enfermedades infecciosas, y las dietas vegetales más sostenibles pueden salvar millones de vidas cada año. Si los líderes mundiales amplían las tecnologías que ya existen en la actualidad, las temperaturas globales pueden estabilizarse para 2050, mientras que los beneficios para la salud humana se acumularán casi de inmediato «, agrega el Dr. Patz, miembro de la Academia Nacional de Medicina de EE. UU. Contacto: patz@wisc.edu

“Aunque la evidencia científica muestra que Europa es la región más vulnerable a los impactos relacionados con el calor de la emergencia climática, la urgencia aún no se ha registrado con los responsables políticos, como se ve en la actualización poco ambiciosa del objetivo de reducción de emisiones de la UE para 2030 de: 40 a -55%. Si la UE quiere mostrar un liderazgo global para mantener los 1,5 grados, el próximo paquete legislativo Fit for 55 está en el momento de dar un paso adelante, hacia una descarbonización rápida y protección de la salud”, dijo Anne Stauffer, Directora Adjunta, Health and Environment Alliance (HEAL). elke@env-health.org

“La inacción climática puede exacerbar los impactos sanitarios, sociales y económicos de la pandemia de COVID-19. Impulsar la formulación y aceptación de compromisos climáticos nacionales saludables tendrá importantes implicaciones para el mundo posterior a COVID ”. dijo Poornima Prabhakaran, Directora, Centre for Environmental Health at Public Health Foundation of India.  poornima.prabhakaran@phfi.org

«El Reino Unido ha mostrado liderazgo en el establecimiento de una NDC temprana consistente con limitar el calentamiento global a 1,5 As. Como se destacó recientemente en el informe de progreso de 2021 de la CCC, esta ambición debe estar respaldada por una acción más firme en varios dominios, para garantizar emisiones objetivo«, dijo Yannish Naik, director interino de UK Health Alliance on Climate Change. laurencebourton@ukhealthalliance.org

Nota: Más citas están disponibles aquí 

Metodología

La primera ronda de análisis clasificó 40 NDC que estaban disponibles mientras se realizaba la investigación. GCHA publicará el análisis de las NDC posteriores en las próximas semanas.

La puntuación analiza 40 de las 65 NDC presentadas hasta la fecha, que cubren 66 de los 91 países que han presentado NDC, incluida la UE 27.

A los países se les asignó una puntuación basada en la consideración de la salud en cinco áreas clave: impactos, adaptación, beneficios colaterales, economía y finanzas, con puntos de bonificación adicionales disponibles donde hubo un enfoque particular en la salud o una integración consistente de la misma. La ambición por la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero también se consideró esencial y se consideró cuando los datos estaban disponibles pero no se incorporaron en las puntuaciones de los países. La Unión Europea presentó una NDC conjunta y, por lo tanto, se analizó de la misma manera que las NDC de países individuales.

Los países recibieron puntuaciones sobre la siguiente base:

  • A los países se les asignó una puntuación por la medida en que la salud se incluyó en los impactos en la salud, la salud en la adaptación, es decir, el fortalecimiento de los sistemas de salud para hacer frente a cargas adicionales, beneficios colaterales para la salud, reconocimiento de los requisitos económicos y financieros y puntos de bonificación por la prominencia general de salud, hasta un total de 15 puntos.
  • También se consideró la ambición climática, ya que el aumento de la temperatura tendrá la mayor influencia en la salud, pero los datos (de Climate Action Tracker) no estaban disponibles en todos los casos y no se incluyeron en la puntuación.

La Alianza Global por el Clima y la Salud hace un llamado a los gobiernos para que se aseguren de que los compromisos nacionales de acción climática incluyan:

  • Compromisos ambiciosos para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, alineados con el objetivo del Acuerdo de París de 1,5°C
  • Medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que mitigan el cambio climático y también maximizan los beneficios colaterales para la salud, como mejorar la calidad del aire, apoyar el uso de caminar, andar en bicicleta y el transporte público, y aumentar el acceso a dietas saludables y sostenibles.
  • Cálculo de los ahorros de costos de salud asociados, con evaluaciones de impacto en la salud que demuestren estos beneficios económicos y de salud.
  • Estrategias de adaptación que incorporen la salud y comprometan inversiones para construir sistemas de salud pública y de salud climáticamente inteligentes y resilientes.
  • Dentro y más allá de las NDC, las inversiones de recuperación de Covid-19 deben alinearse con acciones / compromisos climáticos nacionales saludables, para proteger a las personas, el planeta y las economías, asegurando un futuro saludable y sostenible.

Más información sobre compromisos climáticos nacionales saludables estará disponible aquí.

FIN

Contactos:

Dave Walsh, Asesór de Comunicaciones, Global Climate and Health Alliance, press@climateandhealthalliance.org se revisa constantemente.

 

Notas:

Climate Home, Comment: Why health must be put at the heart of national climate plans

[1] Healthy NDC Scorecards https://climateandhealthalliance.org/initiatives/healthy-ndcs/

[2] United Nations Framework Convention on Climate Change: Nationally Determined Contributions (NDCs)

https://unfccc.int/process-and-meetings/the-paris-agreement/nationally-determined-contributions-ndcs/nationally-determined-contributions-ndcs

Las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) son compromisos nacionales para la respuesta al cambio climático, qu incluyen políticas y medidas para lograr los objetivos globales establecidos en el Acuerdo de París de 2015. Las NDC requieren una actualización periódica, con objetivos cada vez más ambiciosos. Las NDC presentadas en el período previo a la COP26 definirán el curso de la acción climática nacional hasta que las NDC actualizadas enviadas en 2025 entren en vigor.

[3] “Climate Commitments Not On Track to Meet Paris Agreement Goals” as NDC Synthesis Report is Published

https://unfccc.int/news/climate-commitments-not-on-track-to-meet-paris-agreement-goals-as-ndc-synthesis-report-is-published

[4] La información para este aspecto de la puntuación está en https://www.climatewatchdata.org/2020-ndc-tracker

Esta cifra no toma en consideración los compromisos de los países que no habían sido presentados al momento de la elaboración del informe, que representan el 70% de las emisiones globales.

Acerca de la Alianza Mundial por el Clima y la Salud (Global Climate and Health Alliance)

La Alianza Mundial por el Clima y la Salud es el principal convocante mundial de profesionales de la salud y organizaciones de la sociedad civil de la salud que abordan el cambio climático. Somos un consorcio de organizaciones de salud de todo el mundo unidas por una visión compartida de un futuro equitativo y sostenible, en el que se minimizan los impactos en la salud del cambio climático y se maximizan los cobeneficios para la salud de la mitigación del cambio climático.

Para más información: http://climateandhealthalliance.org/about/